07 junio 2006

Hoy he decidido rendirme (sólo por unas horas, eh):

lancé mis reventados zapatos bien lejos, me tiré en la cuneta con el sombrero calado y estaré durmiendo hasta que la tempestad amaine, aunque me lleve consigo.

Ahora no tengo fuerzas para luchar contra ella, tal vez cuando despierte....

/más Quevedo que nunca/

3 comentarios:

saltasetas dijo...

No me gusta verte así.
Una chica tan viva, con ese espiritu de derrota... no es propio de ti.
Pero claro, todos tenemos días malos.
Un besote y ánimo!!

Azul dijo...

Nenita, somos dos; yo ando recluido en mi amargo nido de las derrotas.

Si quieres encontrarme
Ya sabes dónde estoy...

Anónimo dijo...

Very nice site!
obtain vardenafil regular window air conditioners futura italian sofas furniture betley chevrolet derry nh buy cheap cheapest adipex online australian erectile dysfunction lightening vehicle damage insurance lawsuit