16 junio 2006

¡Qué horrible el amor cuando nos alcanza y nos vuelve sensibles a la tempestad y a la calma!

Cuánto malestar ahorraríamos si fuésemos incapaces de amar y supiéramos no desear hacerlo, si en vez de a dulce miel, aunque sea cierto que aderezado de amarga química, supiera al más rabioso de los displaceres, cuánta más paz habría en el mundo, cuántas personas solas dormirían felices en sus lechos, cuántas esbeltas rosas crecerían salvajes al infinito sin ser arrancadas de su plenitud y dejadas secar por un absurdo arrebato..... cuántas..........

¡Cuántas palabras ahorraría este joven corazón que aquí firma y suplica a los infiernos!

4 comentarios:

Beaumont dijo...

no habrían cuantas, si no ninguna. Es la esencia de todo, y sin el no habría nada.

Azul dijo...

Querida Carmen,

me entristecen tus palabras escritas pues, sin amor, no seríamos más que máquinas luchando por conseguir bienes que autosatisfagan.

El amor es la única motivación que tiene el ser humano para salir de sí mismo, para dejar de mirar su ego, para traspasar la frontera de su estupidez narcisista.

Las rosas las secaría la decrepitud del tiempo: una semana quizá, con suerte, dos. La rosa se sublima y se hace inmortal cuando pasa a formar parte de un acto de amor.

Si no hubiera amor, estaríamos en el infierno pues seríamos infelices per se; sabiéndonos incompletos y negados a la capacidad de encontrar ese algo,fuera de nosotros -que no sea una autofelación narcisista- que nos haga despertar el ánima, la vida, la ilusión, el motivo por el que vivir.

Sin amor somos cadáveres.

"Sólo el amor puede ayudar a vivir."
Oscar Wilde dixit.

Más que negar el amor y hacer conjeturas, negaría el miedo y haría cábalas respecto a la valentía.


Con cariño y sin acritud, un beso.

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you!
» »

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... »